15 mayo 2007

Nunca sobra una jugadora incansable en el equipo

Laura Camps anima a Silvia Domínguez. Foto: Ismael Marcos

El ruido y los aplausos parecieron confundirla. Su nombre y su primer apellido resonaban por el Palacio Municipal de León. Era la MVP de la Copa de la Reina. Pero Laura Camps (Vic, Barcelona, 1976) apenas se movía. "¡Sí. ¡Eres tú!", le explicaban sus compañeras, mientras ella ni podía contener las lágrimas ni tranquilizar la mirada. Por impulso, recogió el trofeo, nerviosa y desconcentrada. “Yo no, yo no...”, decía.

Camps era la imagen de un ambicioso proyecto, Perfumerías Avenida, antiguo Halcón, que poco a poco se acercaba a los mejores. Su triple, a falta de poco menos de un minuto y medio, cambió la final de la Copa ante el Ros Casares y, de alguna forma, la historia de su equipo. Fue el segundo gran título del club. Poco antes de las seis de la tarde del domingo 8 de enero de 2006. Después llegarían la Liga, en mayo, ante el UB Barça, y los
subcampeonatos de Supercopa y Liga de esta temporada. La primera pieza fue la Copa de 2005.

La afición repetía, gritaba, sin descanso su nombre, y ella les sonreía. Como a los periodistas que le preguntaban por su logro, como a los fotógrafos y a los aficionados que habían bajado a la pista a hacerse una foto con ella. Con una jugadora a la que le ha costado llegar a la elite.

Con 27 años, Laura Camps debutó en la selección absoluta y fue tercera en el Europeo de Grecia de 2003 –quién olvida el partido ante Polonia–. Con 29 logró la medalla de bronce en el Europeo de Turquía y los Juegos Mediterráneos de Almería, en 2005. Con 30, un esguince en su rodilla izquierda con rotura parcial del ligamento interno le impidió jugar el Mundial de Brasil el pasado verano.

Un adjetivo

Si alguien me preguntase cómo definiría a Laura Camps, supongo que no tardaría en pronunciar un adjetivo. Incansable. Como aquellos personajes épicos, caballeros y luchadores que, incluso heridos, saben dar lo mejor de sí mismos. Recuerdo al ex jugador de fútbol inglés Alan Shearer con una venda en la cabeza llena de sangre tras un golpe o al jugador del Barça Iker Romero en la final de la Champions de balonmano marcando el gol decisivo en similares circunstancias. Me imagino a Camps haciendo lo mismo.

Si alguien me preguntase cuál es la primera imagen que tengo de Laura Camps, posiblemente diría alguna acción con la cara desencajada, tirándose por el suelo o recuperando una pelota. O lanzando un tiro salvador.

Cuesta encontrar deportistas así, tan comprometidos, tan involucrados con el club y con su trabajo. He visto a jugadores y jugadoras hacer bromas tras una derrota, sonreír tras hacer bien poco en un partido, y, o soy muy exigente o/y raro, o no me parece serio.

No renovación

Por eso me sorprende que Avenida no haya renovado a su gran capitana. Creo que es un gran error. Más si cabe si es por el fichaje del pack Isa Sánchez-Tracy Reid (dos grandes jugadoras, sobre todo, la primera). No me parece normal que una incorporación supuestamente condicionada (la propia Sánchez habría dicho que aceptaba la propuesta sólo si iba con su amiga) le quite el puesto a Laura Camps.

Quizás la capitana, castigada por las lesiones (este curso se ha perdido varios partidos y ha jugado menos minutos por encuentro, 22), aportara menos puntos que su sustituta (Reid o quien sea), pero conoce al equipo, sabría seguir guiando a jóvenes como Noelia Oliva y Nerea Moreno. Además de explicar qué es, qué representa el Perfumerías Avenida a las nuevas. De saber centrar al equipo en los malos momentos y de calmarlo en los mejores.

Se va Laura Camps. ¿Adónde? Quizás tenga ganas de volver a su tierra. De estar más cerca de su familia. Quizás vuelva a la Seu d'Urgell, al recién ascendido Cadí. Nunca sobra una jugadora incansable en el equipo.


1 Comments:

At 06 junio, 2007 18:24, Anonymous slim said...

Sí, señor, es usted un gran periodista. Escribe como los ángeles, es incisivo y sus descripciones me ponen la piel de gallina. Pero no veo nunca su nombre en el PAIS o el MUNDO. Es usted mi ídolo.

 

Publicar un comentario

<< Home