18 febrero 2007

El sueño aparcado de Marta Fernández

Carlos Bernard/www.martaff.tk

Era su sueño aparcado. Su aspiración más vieja. Ahora, por fin, Marta Fernández (Palma de Mallorca, 1981) puede decir que tiene contrato para jugar en la WNBA. En la liga más efímera y elitista del mundo.


En junio, la escolta del UB Barça aterrizará en Los Ángeles, en la ciudad de las estrellas, del glamour. Del espectáculo. Y compartirá pista con leyendas como Murriel Page, la pívot del Hondarribia Irún. Como Chamique Holdsclaw, la ex estrella del Ros. Y, en la grada, un mito como Lisa Leslie, que está embarazada, supervisará sus evoluciones.

"Será com
plicado tener minutos entre tantas grandes jugadoras", reconoce Marta Fernández en la web de su club. Con su habitual timidez. Las Sparks, campeonas en 2001 y 2002, quieren volver a reinar con la jugadora más veloz de la Liga Femenina.
"Es el momento perfecto para afrontar esta aventura", prosigue. Lo es a nivel personal. Continúa siendo la jugadora más valorada de la LF (22'06 puntos por encuentro), máxima anotadora (18'5, sin contar a Kaayla Chones, que están en Francia) y séptima que más minutos disputa (33:16).

Sólo en l
a temporada 2005-2006 empezó mejor. Entonces, en los cinco primeros partidos, promedió 30 puntos de valoración en casi 34 minutos. Entonces ya tenía claro cuál era su sueño aparcado: "Antes soñaba con ir a unos Juegos Olímpicos; ahora, con jugar en la WNBA", nos explicaba a Solobasket.
Antes de aterrizar en Los Ángeles, Marta Fernández tiene un reto que al principio de la temporada parecía una obligación: clasificar al UB Barça para las eliminatorias para el título. Ahora el actual campeón es sólo décimo a una victoria del octavo, Rivas Futura, y ¡a nueve! de su rival de siempre, el Ros Casares.
La escolta mallorquina se ha contagiado de la mediocridad de su club, al que ha querido re
activar a base de triples, su peor tiro con diferencia (23% en Liga). En las dos últimas derrotas del UB, ante Gran Canaria y Arranz Jopisa Burgos, Marta Fernández acumula dos aciertos en sus 13 intentos.

El balonc
esto español prosigue su escalada. Elisa Aguilar y Amaya Valdemoro formarán parte del quinteto inicial de la selección europea en el All Star que se celebrará en Valencia en marzo. El Ros está a dos pasos de llegar a la Final Four. Y Marta Fernández, por fin, ha logrado su sueño aparcado.


EL DETALLE

Otras siete jugadoras españolas jugaron también en la WNBA. Especialmente brillante fue la generación del 76. Hasta cuatro (Valdemoro, Aguilar, Sánchez y García) llegaron a la liga más elitista del mundo.

Amaya Valdemoro (Madrid, 1976) es la española con la trayectoria más exitosa en la WNBA: tres títulos con Houston Comets (1998, 1999 y 2000) en sus únicas participaciones. Pero su presencia fue testimonial, sobre todo en los primeros dos años, en los que sumó 70 puntos en 153 minutos. ¡En 36 partidos! Disputó una media de 4:25 minutos. En 2000, en su último año, jugó más (171 minutos, 7'7) y mejor (57 puntos). Desde entonces no ha vuelto. Ofertas no le han faltado.
Elisa Aguilar (Madrid, 1976), la capitana del Ros Casares, también pasó por la WNBA. Seducida por la buena experiencia de sus años de beca en la Universidad George Washington, en los que anotó más de 1.000 puntos. En 2002, disputó 28 partidos con los Utah Starzz. Su media, 1'5 puntos y 0'65 asistencias en 5:03 minutos.


Isa Sánchez (Sevilla, 1976) llegó a la WNBA en 2004. A la segunda. Un año antes, tras ganar la Liga con el UB Barça, anunció que jugaría en Estados Unidos. Los papeles del visado tardaron demasiado en llegar y no pudo irse a los Detroit Shock, que e proclamarían campeones. Doces meses después, la alero sevilla sí debutó en la WNBA con ese equipo: 10 partidos con 2'2 puntos en 6:20 minutos.

Betty Cebrián (Reus, 1971) participó en la temporada de estreno de la WNBA. En 1998. Su media, muy discreta: 1'75 puntos y 1'22 rebotes de media en 22 partidos (187 minutos). Perdió la final ante los Houston Comets de Valdemoro.
Begoña García (Cádiz, 1976) apenas tuvo oportunidades en 2002 cuando jugó con los Detroit Shock. La ex jugadora, entre otros, de Mann Filter y Ensino, participó en 64 minutos, repartidos en 8 partidos (1 punto y 1 asistencia).

Marina Ferragut (Barcelona, 1972) fue finalista de la WNBA en 2000 con las New York Liberty. Como su amiga Betty Cebrián, sólo los Houston Comets de Valdemoro le impidieron ganar la competición en su única participación. Sus números fueron 1'47 puntos y 0'73 rebotes en 23 partidos.

Núria Martínez (Barcelona, 1984) fue la española más joven en formar parte de una franquicia de la WNBA. En 2004, con tan sólo 20 años, fue elegida en tercera ronda por Sacramento Monarchs, que acabaron traspasándole a los Minnesota Lynx, con los que sólo jugó dos minutos.

1 Comments:

At 19 febrero, 2007 12:10, Blogger Jess said...

Espero q le vaya muy bien esta aventura en los Angeles, sin duda se lo merece y puede estar ahy jugando. A ver si le dan una oportunidad!!

 

Publicar un comentario

<< Home